Chile y el cambio climático

Por José Pablo Feinmann

Lo de Chile puede terminar de varias maneras. Una de ellas (la peor) sería que los militares se hicieran cargo de toda la situación e instauraran el orden de los cementerios. Aunque algunos se expresan a favor de los rebeldes, la mayoría sigue creyendo que los balazos, los gases y hasta las torturas son los mejores métodos de orden social. No pueden ni quieren tolerar el cambio climático que ha estallado en Chile. Porque, aunque aún no se derritieron los polos, hay tsunamis terribles en nuestro vecino país. Como nadie ignora, el pueblo salió abrumadoramente a las calles. La del viernes 25 fue una de las más grandes movilizaciones jamás vistas. Se acabó el paraíso neoliberal, la Suiza de América. Se volvió a exhibir una verdad que ya no debería ser discutida. Cuando en un país anda bien la macroeconomía y sólo ella, no hay equidad, ni distribución democrática de la riqueza. La riqueza de un país (y hasta su felicidad) se mide por la eficiencia de su microeconomía, de su mercado interno. Porque el mercado interno es el pueblo y la macroeconomía es el bienestar de unos pocos, que se creen los dueños del país, los propietarios privados de la patria y del aparato represivo que necesitan para mantener sus privilegios. La señora del presidente Piñera lanzó su queja más verdadera: vamos a tener que dejar nuestros privilegios, dijo. Y agregó que los manifestantes eran alienígenas. Claro que sí, están llenas de octavos pasajeros las calles de Chile. (más…)

Cambiar moneda / Change currency