Cacerolas y aviones

Por José Pablo Feinmann

La revolución porteña de 1810 pierde gran peso histórico y conceptual si se insiste en demostrar que el Plan de Operaciones que redactó Moreno no le pertenece. Nada de eso. El Plan está dominado y hasta poseído por el espíritu jacobino, extremo de su autor. Se sabe que la versión de la historia que ha sido hegemónica en este país prefiere recordar a Moreno como un abogado librecambista, el autor de ese panfleto unitario que es la llamada Representación de los hacendados, o como el fundador de la Gazeta de Buenos Aires y padre del periodismo argentino, cuyo sector agresivo y dominante no le hace hoy justa memoria, aunque están tramados por un idéntico desdén antipopular, soberbio y clasista. En fin, no vamos a polemizar otra vez sobre el brillante Moreno, pero en la parte económica del Plan propone una serie de medidas que sorprenderá a algunos neoliberales presentes y lamentablemente vigentes. Moreno propone hacer girar 500 millones de pesos en el centro del Estado para dinamizar la obra de la revolución. Propone también el modo de obtenerlos: “confiscando las fortunas parasitarias”. Esto tiene mucha actualidad. El tema de la correlación de fuerzas es central en los días que corren. Alberto F. quiere expropiar a los ultramillonarios y vividores del Estado de la empresa blanqueadora y enemiga del fisco que lleva por nombre Vicentin. Alberto F. es un campeón en eso de evaluar las fuerzas propias y las ajenas. Acaso debería evaluar menos y arriesgar más, ya que en eso consiste la iniciativa política, algo fundamental en ese difícil arte, el de la política. Pero esto se dice fácilmente desde el llano, no desde las asperezas del Estado. (más…)

Dios y la pandemia

Por José Pablo Feinmann

En la foto se ve a una mujer de rodillas que apoya sus manos entrelazadas contra una alta y fuerte puerta de madera cuidadosamente tallada. Tiene la cabeza baja, los ojos cerrados y algo está diciendo. ¿Qué es lo que dice? No lo sabemos, pero se ve claramente que está rezando. La puerta es la de una catedral y está cerrada. Como están cerradas también las iglesias. Es por la pandemia. La gente no puede aglomerarse en las casas de Dios porque puede contagiarse el virus que cruelmente azota el planeta. (más…)

Cambiar moneda / Change currency